The Ratzinger Times

La revolución de los animales


Entre el 6 y el 7 de julio estaré en Bilbao en ZarataFest con una video-charla a modo de historia de metáforas que mezclan la conspiranoia, el ruido, la apicultura, la religión y la música, entre otras cosas.

Filed under: armonía, arte, audiovisual, aural, conspiranoia, guerra, música, musica de las esferas, políticas, posthumorismo, religion, ruidos

Aburrido y ansioso. Alexis Nolla

He econtrado esta historieta en HiLo, y pued leerse completa aquí.

Filed under: comics, guerra

Agosto

En lo que va de mes, no dejo de pensar en este video y este otro texto.

“Entre el 13 y el 16 de agosto de 1965, se levantó la población negra de Los Angeles. Un incidente en que se enfrentaron policías de tráfico y transeúntes desembocó en dos jornadas de revueltas espontáneas. Los crecientes refuerzos de las fuerzas del orden no lograron recobrar el control de la calle. Hacia el tercer día, los negros tomaron las armas, saqueando las armerías a su alunice, de modo que pudieron disparar incluso contra los helicópteros de la policía. Varios miles de soldados y policías —la fuerza militar de una división de infantería, apoyada por tanques— tuvieron que entrar en combate para impedir que la revuelta desbordara los límites del barrio de Watts y luegoreconquistarlo en numerosas batallas callejeras que se prolongaron durante varios días. Los insurgentes procedieron al saqueo generalizado de las tiendas y les prendieron fuego. Según las cifras oficiales, se contaron treinta y dos muertos, de los que veintisiete eran negros, más de ochocientos heridos y tres mil encarcelados.” [PDF completo]

LA DECADENCIA Y CAÍDA DE LA ECONOMÍA ESPECTACULAR–MERCANTIL
GUY E. DEBORD.

Filed under: audiovisual, guerra, música, políticas, textos

“Jesus. I got ‘em all!” Straw Dogs (1971)


If we don’t, remember me.

Filed under: guerra, matenlos

There is a war II

¿Qué significa la “voluntad de arte” y la producción de actos estéticos en esta hibridación mundial de la guerra y de la paz? ¿Dónde se inscribe el arte cuando las nuevas configuraciones de la experiencia rehúsan a consignarse de un lado o del otro? ¿Qué significa la “guerra a la guerra”, el Combate contra la Guerra, para el artista contemporáneo que se opone a la pobre dramaturgia
del pensamiento del duelo y del desencantamiento? Evidentemente la potencia estética de sentir sólo hace fondo sobre la expresión de la indistinción, que constituye toda la violencia de la era del espectáculo en su loco aguante. El artista debe, entonces, pasar por el híbrido absoluto, por esa inmersión en un presente donde termina por abismarse la autonomía del arte al mismo tiempo que afecta la heteronomía de sus potencias de vida. Habitando la esfera de los purosmedios en la asunción de algo singular, el artista hace la fantasmagoría de la paz y de la guerra comenzando por realzar sus marcas comunes sobre el cuerpo de las cosas. Invistiendo esta zona opaca de lo indiscernible, el artista se apropia el régimen expropiado de la política en un combate contra la De Bry, “Deseo que derraméis la sangre del enemigo así como hago con el agua”, grabado NÓMADAS 15 Guerra que destruye el sistema de evidencias sensibles de la falsa paz social. Esta es, quizás, la razón primera de la peligrosidad social del arte contemporáneo: adhiere directamente a la división de las identidades regulando las implicaciones políticas de la relación entre lo decible y lo visible, el aparecer, el ser y el hacer. Lo que no puede hacer por la verdad, es decir fuera de la mediación académica, sin situarse en el tener-lugar de lo que quiere des-montar para invertirlo –situándose, colocándonos, entonces, en y “después del paso de la vida a través de la prueba del nihilismo”

Alliez/Negri PAZ Y GUERRA [pdf]

Filed under: guerra, políticas, textos

There is a war I: Hay color

Día es sin duda su super favorito.

No se puede comparar.

Entrando en un Día, el olor de odio de clase te golpea de inmediato. Es el resentimiento pudo del trabajador de servicios, cagándose en la puta que pario al mundo y a todos los clientes. Lo hueles sólo entrar […].

Ni una maldita sonrisa, ese uniforme zarrapastroso, siempre sucio, y esas muecas de insatisfacción, vació y alienación que acaban desencadenando en una masacre en un centro comercial el día que hay un cruce de cables.

Día. No hay color.

Read the rest of this entry »

Filed under: guerra, ruidos, textos

j.l.espejos@gmail.com