The Ratzinger Times

Un pelícano tocando la guitarra

En el sueño de hoy, un gran pelícano, desaliñado como un castor y del tamaño de una jirafa, toca la guitarra con las plumas de su ala.
Al rato me doy cuenta de que estoy viendo un video documental rodado en algún lugar entre la India y Vietnam, colgado en el youtube.
En un momento dado, después de tocar su guitarrón, el pelícano acciona una enorme calculadora de madera, que como recompensa por la operación bien realizada, pone en funcionamiento un mecanismo que hace subir muy alto un émbolo, como en esas atracciones de feria a las que se le pega un mazazo.
El premio por esta cuenta, era la libertad del pelícano gigante que permanecía encerrado en aquel corral. Este émbolo, sin embargo, choca con un cerrojo encadenado, que impide su libertad, haciendo que el pajarón apoye las pesadas plumas con que había tocado la guitarra sobre el hombro de su cuidador, en el que llora desconsoladamente. El cuidador mira a cámara con complicidad. La voz en off nos advierte: el pelícano será liberado igualmente muy pronto .

Advertisements

Filed under: Uncategorized

j.l.espejos@gmail.com