The Ratzinger Times

¿Cuál es tu interrocanción preferida?

Nadie parecía demasiado preocupado por la suerte de “los combatientes enemigos”, imbuidos como estaban en la inacabable “guerra contra el terror”.

Lo cierto es que la CIA ha aplicado el tratamiento musical a discreción desde 1963. Desde principios de los cincuenta hasta 1962, la agencia gubernamental utilizaba la tortura en sus formas más elementales, pero algunos analistas empezaron a cuestionar la fiabilidad de la información obtenida con estos métodos. Al parecer, los prisioneros estaban dispuestos a decir cualquier cosa con tal de evitar el dolor. En 1962 empezaron a desarrollarse los denominados no-touch methods. El prisionero era sometido, entre otras lindezas, a la privación de sueño y a un aislamiento sensorial. El uso de la música (más bien deberíamos decir del sonido) como arma fue aprobado con el denominado Kubark Counterintelligence Interrogation, un protocolo que se difundió rápidamente por Asia y Latinoamérica, como denunció en su momento Amnistía Internacional. Read the rest of this entry »

Advertisements

Filed under: música, políticas, textos, tortura

El suplicio debe llegar al alma

“La desaparición de los suplicios es, pues, el espectáculo que se borra; y es también el relajamiento de la acción sobre el cuerpo del delincuente. Rush, en 1787, dice: “No puedo por menos de esperar que se acerque el tiempo en que la horca, la picota, el patíbulo, el látigo, la rueda, se considerarán, en la historia de los suplicios, como las muestras de la barbarie de los siglos y de los países y como las pruebas de la débil influencia de la razón y de la religión sobre el espíritu humano.”`[…]

No tocar ya el cuerpo, o lo menos posible en todo caso, y eso para herir en él algo que no es el cuerpo mismo. Se dirá: la prisión, la reclusión, los trabajos forzados, el presidio, la interdicción de residencia, la deportación —que han ocupado lugar tan importante en los sistemas penales modernos— son realmente penas “físicas”; a diferencia de la multa, recaen, y directamente, sobre el cuerpo. Pero la relación castigo-cuerpo no es en ellas idéntica a lo que era en los suplicios. El cuerpo se encuentra aquí en situación de instrumento o de intermediario; si se interviene sobre él encerrándolo o haciéndolo trabajar, es para privar al individuo de una libertad considerada a la vez como un derecho y un bien. El cuerpo, según esta penalidad, queda prendido en un sistema de coacción y de privación, de obligaciones y de prohibiciones. El sufrimiento físico, el dolor del cuerpo mismo, no son ya los elementos constitutivos de la pena. El castigo ha pasado de un arte de las sensaciones insoportables a una economía de los derechos suspendidos.

(Foucault, Michel. Vigilar y castigar : nacimiento de la prisión.- 1a, ed.-Buenos Aires : Siglo XXI Editores Argentina, 2002)

Un detenido también debe sentirse como si fuera tocado sin ser tocado, mientras está acurrucado, con las manos encadenadas entre los tobillos encadenados a un candado en el suelo, en un cuarto completamente oscuro, incapaz de encontrar alguna posición del cuerpo que no le cause dolor auto inducido. Seguramente, entre otras cosas, la experiencia crea una cadena de dolor, inmovilidad, y tacto indeseado (sin contacto); y de ser forzado a lastimarse a si mismo por un Poder incorpóreo e invisible. Un éxtasis oscuro, la experiencia no debe ser ni de aislamiento ni de comunión, sino una relación que imita los efectos de las cadenas que atan su cuerpo – la relación de estar enteramente a merced de un Poder ubicuo y sin misericordia. Me lo imagino, a veces, como ser sumergido en una distopía post-moderna, pos Foucauldiana en donde uno es incapaz de nombrar, mucho menos resistir, el poder abrumadormente difuso que está afuera de uno, pero que también está adentro, y que opera a partir de obligarlo a uno a cumplir contra la propia voluntad, contra los intereses
propios, pues no hay manera—ni siquiera una retirada hacia la interioridad—de escapar el dolor. ¿Qué mejor medio que la música para lograr (como una interpretación musical bien lograda) la experiencia del poder ubicuo e incombatible de Occidente (del infiel)?

(La música como tortura / La música como arma Suzanne G. Cusick Traducción: Sebastián Cruz y Ruben Lopez Cano http://www.sibetrans.com/trans/trans10/cusick_cas.htm)

Filed under: armonía, aural, música, políticas, religion, textos, tortura

La música como tortura

-Las armas acústicas fueron desarrolladas por contratistas que trabajan para el departamento de defensa de los EEUU.-En 1997 se creó la Agrupación Común de Armas No-Letales.-El desarrollo de armas acústicas representó un tercio del presupuesto de la agrupación entre el 98 y el 99.-El primer contrato para este tipo de armas se firmó el 18 de Noviembre del 98. En esa fecha, Synetics Corporation produjo un rayo de alta precisión de infrasonidos que puede producir incapacidades o la muerte.-En el 99 Maxwell Technologies patentó el Hipersonic Sound System, otro aparato de alta precisión diseñado para controlar multitudes.-El mismo año la Primex Fisics International patentó el Acoustic Blaster y el Generador Acústico de Volcado de Arco Secuencial.-La American Thecnologhy Corporation desarrolló después del año 2000 el LRDA, un aparato Acustico de Largo Alcance que es capaz de proyectar una franja de sonido de 15 grados de ancho a un promedio de 120 DB. Tiene un alcance de 500 a 1000 metros.-Los LRADs fueron los medios con los que la compañía PsyOps número 361 preparó el campo de batalla para la toma de Fallujah. Fue en Noviembre de 2004. Se bombardeó la ciudad con música, supuestamente con las canciones “Hell Bells” y “Shoot to trhill” de Metallica. Read the rest of this entry »

Filed under: aural, música, políticas, tortura

j.l.espejos@gmail.com